WE LOVE KPOP #BYOCESACOLOMBIA

Un día nos acostamos a dormir y cuando nos despertamos el K-Pop se había tomado el mundo con sus melodías adictivas (pegajosas es un «understatement»), su exquisita producción, sus coreografías impresionantes y sus atractivísimos protagonistas. 

El Kpop es parte del «Hallyu», nombre por el que se conoce la Onda Coreana, que no solo tiene al mundo entero tarareando canciones (que no podemos cantar por que no sabemos coreano), si no también buscando en todas las plataformas de streaming de TV K-Dramas como Crash Landing On You, Herederos o Itaewon Class y comprando compulsivamente sheet masks y productos de skin care para conseguir tener la piel suave y brillante como la de los chicos de BTS o las chicas de BLACKPINK.

El Hallyu musical lleva más de dos décadas en construcción pero se ha hecho realmente visible en todo el mundo durante los últimos 10 años, en los que los artistas de K-Pop han llegado varias veces a los primeros lugares de las listas de Billboard y se han consolidado como una industria valorada en 5 billones de dólares. Podríamos decir que la escalada comenzó con Gangnam Style, la canción-comedia de Psy que fue vista mas de 3mil millones de vistas en YouTube convirtiéndose en el video con más views en la plataforma, así como también podríamos decir que el estallido de la ola es BTS, la boyband que en 2017 se convirtió en un fenómeno sin precedentes en toda América, ubicando 2 de sus canciones en el Top 100 de Billboard y presentándose en los American Music Awards y con una histórica presentación de año nuevo en Times Square. 

Lo más impresionante es la manera como los coreanos han ajustado la maquinaria pop para producir casi en masa, una tras otra, las canciones más pegajosas del mundo, que son justamente lo que TODO EL MUNDO quiere oír y que la manera en que lo han logrado es llevando al límite las rígidas normas características de su cultura incluyendo términos y temáticas modernas y entregándonos el resultado de ese proceso en un empaque perfecto que todos queremos tener. Y cómo en torno a estas canciones se ha formado los fanbases más activos, numerosos y fuertes del mundo: los ARMYS que han demostrado su potencia al unirse a la campaña #BlackLivesMatter como aliados de Anonymous y logrando resultados sin precedentes como derribar las aplicaciones que está creando el gobierno de Estados Unidos para señalar y apresar a los líderes de las protestas sociales que han tenido lugar en los últimos días. 

No sabemos si el Hallyu va a crecer más o si comenzará a debilitarse, lo que sí sabemos es que la maquinaria del K-Pop está sincronizada y aceitada a la perfección, lista para darnos más de lo que queremos y mucho más de lo que esperamos.

 

Suscríbete a nuestro newsletter
X